Ahorra dinero y recursos utilizando la nube

Omar Cruz General Leave a Comment

Sumarse al cómputo en la nube ofrece varias ventajas, mismas que pueden verse reflejadas de inmediato en los recursos y dinero destinados a tu empresa.

Capacidad, accesibilidad, movilidad y reducción de costos; son solo algunas de las ventajas de utilizar la nube, sin importar el tamaño de la organización.

La falta de conocimiento podría llevarnos a pensar que esta es una opción solo para grandes corporaciones, pero lo cierto es que la nube también tiene alternativas interesantes para las pequeñas y medianas asociaciones.

El entorno laboral está en constante cambio. Cada día surgen nuevas tecnologías que cambian las reglas del juego en el ámbito empresarial y es una obligación adaptarse a estas nuevas condiciones. Lo que hoy representa una ventaja competitiva en tu negocio, puede que mañana se convierta en un requisito para sobrevivir.

El traslado al cómputo en la nube ha sido comparado con la evolución que significó el salto de las máquinas de vapor al uso de energía eléctrica.

Ventajas de migrar a la nube

  • Menor costo de adquisición

Los servidores físicos requieren una inversión inicial muy elevada. Utilizando la nube no es necesaria una gran inversión, ya que solo se alquila el espacio, recursos o las aplicaciones que se utilizan. Pagas por lo que usas.

  • Menor costo de funcionamiento

Al trabajar con la nube siempre cuentas con la última versión que el proveedor tiene disponible, sin perder tiempo, estarán siempre al alcance nuevas características y actualizaciones de seguridad. También hay recortes en gastos como mantenimiento de servidores (luz, refrigeración, etc.)

  • Menor costo de seguridad

La nube no es lugar para los virus. La seguridad en este tipo de proveedores de servicio es muy elevada. Los virus no logran propagarse. Sin un archivo se viera infectado, no se extiende el problema, como sí ocurre en los entornos físicos.

  • Menor costo de oportunidad

Cada vez más, será necesario adaptarse a las nuevas tecnologías y a la transformación digital debido a la naturaleza de los mercados. El aumento en volumen de datos que genera tu negocio es exponencial. Estos datos necesitarán, ahora o más adelante, una capacidad de procesado superior.

¿Qué tipo de nube elegir?

Existen tres tipos de opciones: la nube pública, la privada y la híbrida.

La nube pública es aquella que está disponible para el público en general y está gestionada por un tercero. Los recursos son flexibles y prácticamente ilimitados. Cuenta con más servidores y es menos probable que sufra caídas. No requiere inversión inicial y suele ser más económica ya que los servicios son compartidos por muchos usuarios.

La nube privada es una infraestructura de baja demanda, la cual está gestionada para un sólo cliente. Depende únicamente de la organización y la inversión que se haya hecho, por lo que no suele ser útil para escalar grandes cantidades de datos. Los costos son también distintos, ya que derivan de la capacidad y ejecución de cada caso.

La tercera opción es la nube híbrida, recomendada para mantener una parte de tus datos en un entorno privado y otra en uno público.

¿Quiere respaldar los sistemas de su empresa con Amazon Web Services?

En GPC somos especialistas y estamos certificados por AWS. Contamos con un equipo competitivo que tiene años de experiencia.

SOLICITE SU COTIZACIÓN AQUÍ

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *