IaaS: la infraestructura como servicio

Omar Cruz General Leave a Comment

Finalmente llegamos al modelo de infraestructura como servicio, o IaaS (de la sigla en inglés de Infrastructure as a Service). En este caso se proporciona acceso a hardware virtualizado, es decir, una infraestructura de cómputo en la nube.

Esto incluye espacio en servidores virtuales, conexiones de red, ancho de banda, direcciones IP y balanceadores de carga, entre otros elementos.

A diferencia de los modelos SaaS y PaaS, en el IaaS los usuarios son responsables de administrar las aplicaciones, datos, tiempos de ejecución, middleware y sistemas operativos. Los proveedores, por otra parte, gestionan la virtualización, servidores, discos duros, almacenamiento y conectividad de redes.

Los principales beneficios que brinda el modelo IaaS incluyen:

  • Los recursos de infraestructura están siempre disponibles bajo demanda, por lo que no se producen retrasos a la hora de expandir las capacidades, ni se desperdician capacidades inutilizadas
  • No se necesita invertir en hardware, ya que todos los equipos físicos son configurados y mantenidos por el proveedor del servicio
  • Sólo se paga por los recursos de infraestructura que efectivamente se utilicen
  • La infraestructura virtual está disponible desde cualquier locación que cuente con acceso a internet
  • No existen puntos únicos de falla, ya que la mayoría de las soluciones IaaS cuentan con múltiples recursos de hardware y configuraciones redundantes, por lo que si un switch de red o un servidor fallan, el servicio completo puede seguir funcionando sin interrupción

Entre las más importantes soluciones IaaS tenemos:

  • Amazon Web Services (AWS) y su servicio EC2
  • Cisco Metapod
  • Microsoft Azure
  • Google Compute Engine
  • Joyent

La computación en la nube, diseñada para ahorrar costos

Como puedes ver, un elemento común en las ventajas de los distintos modelos de servicios, SaaS, PaaS e IaaS, es el ahorro en materia de hardware.

La computación en la nube, a través de sus distintas implementaciones, permite evitar costos de infraestructura tales como la adquisición de servidores y otros equipos. También le evita a las empresas gastar tiempo y dinero en configuración y mantenimiento de ese tipo de recursos.

En la actualidad, la disponibilidad de redes de alta capacidad, así como computadoras y dispositivos de almacenamiento de bajo costo, en conjunto con la adopción masiva de la virtualización del hardware, han permitido que la computación en la nube sea una solución confiable y fácil de implementar.

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *